El Fondo Especial de Mugeju: Aspectos generales y Mutualidad integradas

Recomendar esta página

El Fondo Especial de Mugeju

La Disposición Adicional Vigésima primera de la Ley 50/1984, de Presupuestos Generales del Estado para 1985, posibilitó la constitución del Fondo Especial de Mugeju y la consiguiente integración en el mismo de las Mutualidades de Funcionarios de la Administración de Justicia.

Según las previsiones contenidas en dicho precepto, por Acuerdos del Consejo de Ministros de 10 de abril de 1987, de 3 de febrero de 1989 y de 27 de marzo de 1992, se llevó a efecto, respectivamente, la integración en el Fondo Especial de MUGEJU de la Mutualidad Benéfica de Funcionarios de Justicia Municipal, de la de Previsión de Funcionarios de la Administración de Justicia y de la Benéfica de Auxiliares de la Administración de Justicia.

Los socios y beneficiarios de las referidas Mutualidades conservan en el Fondo Especial los derechos adquiridos o en curso de adquisición en relación con las prestaciones enumeradas en los acuerdos de integración, rigiéndose su concesión y cuantía por lo establecido en dichos Acuerdos, en los Reglamentos de las respectivas Mutualidades y en la Disposición Adicional 21 de la Ley 50/84.

De acuerdo con las citadas normas de integración:

  • Únicamente se incorporaron al Fondo Especial los colectivos existentes en las referidas entidades mutuales al 31 de diciembre de 1984. En consecuencia no se han producido altas de nuevos socios mutualistas con posterioridad a la indicada fecha.
  • A los socios (mutualistas) y beneficiarios de las antiguas Mutualidades de Funcionarios de la Administración de Justicia se les garantiza a través del Fondo Especial los derechos a las prestaciones que se especifican en los Acuerdos de Integración y en los términos y cuantías en ellos fijados. Las cuantías garantizadas por el Estado a través del Fondo Especial son las vigentes al 31 de diciembre de 1984, respecto de las prestaciones de pago único. En cuanto a las pensiones, se garantizan las cuantías vigentes al 31 de diciembre de 1984, como pensión inicial, y las en vigor a 31 de diciembre de 1973, como pensión final, reduciéndose las primeras, hasta alcanzar las segundas, en un 20 por 100 anual de la diferencia entre ambas.
  • La permanencia en el Fondo Especial y el mantenimiento del derecho a las prestaciones es voluntaria.

Dado que la pertenencia a las Mutualidades Integradas tiene el carácter de voluntaria, los socios de las mismas podrán solicitar la baja en cualquier momento.

La Disposición Adicional 21.10 de la Ley 50/1984 recoge dicha posibilidad en los siguientes términos: “La opción individual a darse de baja en las Mutualidades integradas podrá ejercitarse en cualquier momento, con pérdida por parte del beneficiario de cualquier prestación y sin derecho a devolución de cuotas”. En similares términos se establece dicha opción en los Acuerdos de Integración en el Fondo Especial (“Los mutualistas podrán darse de baja en el Fondo Especial, en cualquier momento, con pérdida de beneficios anteriormente reconocidos y sin derecho a devolución de cuotas”).

Los Reglamentos de estas Mutualidades contemplan la pérdida de la condición de mutualista por impago de cuotas, teniendo la baja por tal motivo los mismos efectos que la voluntaria.

A partir de la integración, Mugeju reconoce las prestaciones causadas por los afiliados a las referidas Entidades.

Prestaciones del Fondo Especial

Las tres Mutualidades recogen en sus Reglamentos prestaciones que tienen como hecho causante la jubilación (pensiones de jubilación) y la muerte del mutualista (pensiones de viudedad y orfandad, auxilios por defunción y becas de estudios para huérfanos).

En las prestaciones de las referidas Mutualidades hay que distinguir las de pago único y las de pago periódico o pensiones.

De acuerdo con las citadas normas, las prestaciones de pago único se reconocen en la cuantía vigente en 31 de diciembre de 1984. Las pensiones se reconocen inicialmente en las cuantías vigentes en 31 de diciembre de 1984, reduciéndose en los cinco ejercicios siguientes y por partes iguales, hasta alcanzar en el último de ellos, las cuantías vigentes en 31 de diciembre de 1973, que son las garantizas finalmente por el Estado.